*CAPITULO 1*

 Samantha

  Acá me encuentro, corriendo sin parar. Tan solo unos minutos atrás estaba en el minisúper, confundida otra vez sobre mis decisiones, si ser una chica responsable y no cometer un error o simplemente seguir con la reputación que me he ganado en estas circunstancias.

  Sé que cometí algo ¨ilegal¨, tengo la edad y la plata suficiente para haberlo comprado, pero saber que estaba haciendo algo bien hace que mi corazón sienta que esa persona estuviese orgullosa de mí por la acción del día. Así que ahora estoy corriendo con una petaca de vodka en el bolsillo interior de mi campera de cuero. Y convencida que tome la decisión indicada, como lo hacía y hago todos los días de estos dos últimos meses.

  Corriendo por las calles de la pequeña ciudad de Derment Osenia, ya pasando el vecindario alegre de donde se encontraba ese mercado pasé a mi vecindario conocido, al cual me había unido de una manera especial y me respetaban en este lugar. Me sorprende saber lo que he logre en tan poco tiempo.

  Sé que se preguntaran porque salí corriendo y fui tan obvio, pues no fue así. Salí caminando con mi gran soberbia, mi clara característica de disimular que nada estaba pasando. Cuando pase una cuadra un policía en bicicleta me detuvo a mitad de camino. Luego de haberme acercado un poco a él lo empuje de esta, ya que se estaba sosteniendo con un solo pie. Con una carcajada salí corriendo.

  Ahora corro sin saber si escapo del policía que está a dos cuadras detrás de mí o si quiero alejarme del pasado que a veces cruza por mi mente.

  Doblo a la derecha, y me encuentro con  una pequeña pared  la cual le rodea algunas ramas de árboles.

Perfecto murmuro.

  Cada vez que tenía que hacer algo así, me sorprendía lo atlética que me había convertido en este tiempo. Seguro es la adrenalina.

  Una vez arriba me encuentro que no hay suelo, sino una gran piscina. Sin pensarlo me doy vuelta, dándole la espalda a esta pileta y me tiro sin rodeos con un gran suspiro. Una locura, pero debajo del agua no me van a  encontrar. Siempre lo hago y es el único medio donde me puedo meter otra vez en una pileta.

  Después de un gran zambullón, el ruido y el golpe en el agua hicieron que pierda por un momento la conciencia de la actualidad y volviera al pasado. Donde por un momento fui otra persona.

  Salgo del agua, pero no me encuentro en el mismo lugar. Algo está sucediendo. Este lugar lo conozco, el clima, el aire, la persona. ¿Cómo no poder olvidarlo? Eso trato hace meses.

  Entonces me doy cuenta que estoy viviendo algo de mi pasado. Un recuerdo. El recuerdo de ese ultimo día. 

1 comentario:

  1. Hola!! Tengo que admitir que engancha pero me pareció muy cortito jeje Para ser el primer capítulo es atrapante (aunque hubo un error en un verbo y en un acento) y me gustó ^.^

    Un beso!!

    ResponderEliminar